Autopsia realizada al senador Peralta indica que murió de un shock séptico

Senador Jose Peralta

REVISTA110.-New York.  La muerte del senador dominicano por el distrito Queens en New York, José Peralta, de 47 años, se debió a la falla de sus órganos tras un “shock séptico”, indicó su viuda Evelyn Peralta, luego de recibir el informe de la oficina forense el pasado sábado. 

“No hay una conclusión final todavía, porque no sabemos exactamente qué causó la infección mortal de la sangre, su cuerpo se estaba envenenando a sí mismo”, le manifestaron los forenses Evelyn y añadieron que harán pruebas adicionales. 

Se recuerda que Peralta falleció el pasado miércoles, sus restos serán velados este lunes, de 2:00 de la tarde a 8:00 de la noche, en la funeraria Joseph & Son, ubicada en el 38-08 de Ditmars Blvd, en el sector de Astoria.

El martes se le hará una misa de cuerpo presente a las 10:30 de la mañana en la iglesia católica “Saint Joan of Arc Roman”, ubicada en el 82-00 de la avenida 35, en el sector de Jackson Heights, en el mismo condado, para luego ser sepultado en el cementerio “Saint Michel”, ubicado en el 72-02 de Astoria Boulevard, en East Elmhurst.

El sábado se inició una campaña de recolección de fondos, a través de la página web GoFundMe, para ayudar a la familia a cubrir los gastos de su funeral. De la meta de $25,000, ya se han recaudado más de $18,000 en menos de 24 horas.

Peralta representó por ocho años su distrito en Queens que incluía a Corona, Elmhurts, Jackson Heights y Woodside, áreas donde residen miles de quisqueyanos.

El día antes de su fallecimiento se había quejado de tener presión en su cabeza, falta de aliento y fiebre.

A los actos fúnebres se espera una asistencia masiva de políticos, empresarios, comunitarios, periodistas y ciudadanos comunes de diferentes etnias de la Gran Manzana, principalmente la dominicana, que han lamentado la muerte del primer senador dominicano-americano electo al senado en estatal, en el 2010.

 La septicemia a menudo es causada por el sistema inmunológico que reacciona de forma exagerada a una infección; liberando químicos en la sangre que desencadenan una inflamación generalizada.

En circunstancias extremas, la inflamación puede provocar daños y fallas en los órganos, una condición peligrosa llamada “shock séptico”.