La película “Miriam miente” destapa el tabú del racismo en el Caribe actual

REVISTA110, BARCELONA.- “Miriam miente”, la primera película de los directores Natalia Cabral y Oriol Estrada, destapa en la gran pantalla los conflictos entre razas y clases sociales en el Caribe actual, un tema tabú que afronta una película que ha pasado por varios festivales y se estrena en Barcelona el día 30.

En el filme, Miriam, una niña negra dominicana de 14 años, conoce a un chico por Internet y se hacen novios, pero al darse cuenta de que es negro decidirá cortar toda relación con él por miedo a la reacción de sus familiares y amigos, quienes esperan que se empareje con un blanco, a poder ser de origen europeo.

La codirectora de la obra Natalia Cabral, de origen dominicano, señaló, en una entrevista a Efe, que esta historia tiene bastante de autobiográfico, ya que durante su adolescencia, al igual que Miriam, ella tuvo un novio por Internet.

“No nos enviamos ninguna fotografía, porque pensábamos que el aspecto no era importante”, relató Cabral, “Pero el día en el que teníamos que conocernos vi de lejos que era negro y salí corriendo, lo que fue una sorpresa para mí, porque yo no creía ser una mala persona”.

La directora manifestó que en República Dominicana se habla de “arreglar la raza”, que no es más que el anhelo de “buscar una pareja cuanto más “blanca” mejor”, una herencia de la época colonialista todavía vigente que sirve para perpetuar el orden establecido por los colonos españoles hace más de cinco siglos.

Según Cabral, en su país, el integrante más oscuro de una pareja amorosa puede escuchar que le digan: “¡Felicitaciones! Estás arreglando la raza”, o en el caso de una mujer embarazada, “la gente de su alrededor puede anhelar y decir en voz alta que ojalá el bebé salga a su padre blanco”.

El tópico principal de la película está tan presente entre los dominicanos que la actriz que da vida a Miriam, Dulce Rodríguez, manifestó en su primera entrevista con los directores que ella alisa su pelo afro cada día para ir al colegio porque se siente insegura, y que su entorno familiar espera de ella que no tenga un novio negro, según explicaron Cabral y Estrada.

El codirector reconoció que “seguramente esta película vaya a ser muy polémica en República Dominicana”, y señaló que, cuando la prensa internacional se hizo eco de la sinopsis, “muchos dominicanos se ofendieron”, e incluso han llegado a recibir amenazas por Internet.

Ambos directores coincidieron en que “los negros se creen inferiores porque no hay ningún movimiento fuerte de reivindicación racial en el país”, y aseguraron que proyectos como “Miriam miente” ayudan a cuestionar comportamientos, actitudes e ideas que, por muy aceptadas socialmente que estén, no son correctas.

Estrada opina que en el país “nadie quiere ser negro porque nadie quiere ser pobre, y ésta es una asociación muy establecida entre los dominicanos”, pero también sabe que “nadie quiere reconocer que es racista”, y de eso va esta película, de crear incomodidad en dos bandos de la sociedad aparentemente opuestos.

Cabral destacó que, para empezar a solucionar los problemas que nos incumben como sociedad, el racismo en este caso, “la mejor manera es hablar a partir de uno mismo”, algo que sin duda ella pone en práctica en “Miriam miente”.

El largometraje, que se estrenará en República Dominicana el próximo marzo, ha sido presentado en diversos festivales, como el BFI London Festival, el Chicago International Film Festiva o el Festival Internacional de Cine de Gijón, recibiendo buenas críticas en todos ellos.

En Barcelona, el público podrá ver el filme a partir del próximo 30 de noviembre y los directores esperan que también pueda estrenarse próximamente en otras salas de España.