Los Veintisiete países se preparan para dar luz verde al acuerdo sobre el “brexit”

REVISTA110, Bruselas.- Los veinte y siete países que permanecerán en la Unión Europea tras el “brexit” comenzaron hoy a preparar la decisiva cumbre del próximo domingo, en la que los líderes prevén dar su apoyo al acuerdo preliminar alcanzado entre Londres y Bruselas si se resuelven las reticencias de países como España.

El negociador jefe de la Unión Europea para el “brexit”, Michel Barnier, aseguró hoy que los veinte y siete apoyan el pacto técnico alcanzado por los negociadores la semana pasada.

“Estoy satisfecho de que los ministros hoy apoyaran el paquete general” del acuerdo, declaró el político francés durante la rueda de prensa posterior a una reunión de ministros donde se abordó el acuerdo provisional sobre el “brexit”.

Barnier dijo que, “de manera global”, el texto acordado con Londres y al que ya ha mostrado su apoyo el Gobierno británico es “justo y equilibrado”, tiene en cuenta la posición del Reino Unido y “prepara el terreno” para alcanzar posteriormente una “asociación ambiciosa” con ese país.

Los jefes de Estado y de Gobierno de los Estados miembros que seguirán en la UE tras el “brexit” esperan dar luz verde al acuerdo de retirada en una cumbre extraordinaria el próximo domingo.

No obstante, el texto también necesita el visto bueno de parlamentos como la Eurocámara o el de Westminster, donde la primera ministra británica, Theresa May, no tiene garantizados los apoyos necesarios.

“Estamos en un momento decisivo de este proceso. Nadie debería perder de vista el progreso que se ha alcanzado en Bruselas y en Londres”, advirtió el negociador europeo.

Barnier señaló que en la UE aún deben determinarse los procedimientos internos para acordar la extensión del periodo de transición, que en principio se prolongará desde el día posterior a la marcha de Londres, el 30 de marzo de 2019, hasta el 31 de diciembre de 2020, y durante el cual se seguirá aplicando la legislación comunitaria en el territorio británico.

Añadió que todos los Gobiernos están de acuerdo en “prever la posibilidad de una prolongación” de la transición, pero apuntó que aún no se ha tomado la decisión de alargarla.

Recordó que si finalmente se produce esa extensión, “habrá que ponerse de acuerdo” sobre cuánto tendría que aportar el Reino Unido para cubrir el coste de su permanencia adicional en el mercado único y la unión aduanera.

El ministro austríaco de Europeos, Gernot Blümel, consideró que el resultado de las negociaciones es “un compromiso justo” y aseguró que ambas partes han movido sus posiciones.

Añadió que es “de extrema importancia” mantener la unidad de los Veintisiete hasta el final de las negociaciones.

Aunque Barnier ha hecho gala de esa unidad en el respaldo europeo al acuerdo, algunos países han planteado sus reticencias durante la reunión en Bruselas e intentarán incluir modificaciones al texto a través de fórmulas como anexos al documento, ya que el pacto parece completamente cerrado.

Entre esos países está España, que quiere mayores garantías jurídicas de que tendrá la última palabra en cualquier futuro acuerdo con Gibraltar y considera que ahora no existe suficiente certidumbre en las palabras empleadas en el texto.

Fuentes diplomáticas han mostrado su descontento ante el artículo que habla de la negociación y aplicación de acuerdos entre la UE y el Reino Unido una vez concluya el periodo de transición.

Este fragmento se incluyó el miércoles por la noche y ni España ni el resto de los Estados miembros -salvo el Reino Unido- habían tenido la ocasión de verlo antes.

Según dijeron las fuentes, el artículo problemático apareció “después de que lo viera la señora May”, e incluso el ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, había visto ese texto antes que los Gobiernos de los Veintisiete lo analizaran porque se lo había enseñado la propia May.

La ministra francesa de Asuntos Europeos, Nathalie Loiseau, aseguró que su país permanecerá “muy vigilante” sobre la implementación del acuerdo de retirada en ámbitos como la competencia leal si finalmente se debe aplicar la unión aduanera con el Reino Unido acordada como salvaguarda para evitar una frontera física en Irlanda si no se pacta un remedio alternativo.

Añadió que París también prestará atención a la declaración sobre la futura relación con el Reino Unido, en particular, en lo referente al acceso de los pescadores europeos a las aguas británicas o la competencia.

Por su parte, el secretario de Estado británico para Europa y las Américas, Alan Duncan, que asistía a otra reunión de titulares de Exteriores, pidió a los diputados británicos que apoyen a la primera ministra May “al 100 %”, de modo que se pueda aprobar el acuerdo en Westminster.