Mucha indignación ante declaración del Ministro de Defensa sobre secuestro en la frontera

El ministerio de Defensa de República Dominicana admitió esta tarde que se investigan a dos coroneles del país por el decomiso en el aeropuerto de La Romana de un alijo de narcóticos. Foto: © Edgar Hernández Fecha:06/12/2017

Revista 110, Santo Domingo.-Una lluvia de críticas han desatado las declaraciones que hizo el Ministro de Defensa, Rubén Darío Paulino Sem, quien afirmó que los soldados en la frontera cumplieron con su deber, refiriéndose al secuestro de varios médicos dominicanos por parte de ciudadanos haitianos, que se encontraban haciendo turismo interno en la zona de Pedernales.

Cuando las declaraciones del ministro de Defensa se hicieron públicas, los comentarios  de los ciudadanos no se hicieron esperar, entre ellos, del mismo cardiólogo Ureña, quien en un irónico mensaje a través de las redes sociales lo exhortó a entregar una medalla al mérito a los soldados que intervinieron durante el secuestro.

“Luego de ver las declaraciones de nuestro ministro, rectifico. Gracias a nuestro ejército por su valiente defensa de nuestro grupo. Propongo una medalla al valor demostrado y exhortó a todos los dominicanos a visitar esa zona tan bien protegida”, expresó Ureña a través de la red social Twitter.

Mientras que otros usuarios indignados criticaron la forma en la que el teniente general respondió ante la situación ocurrida en la zona fronteriza.

Miguel González expresó que “al parecer tenían que matarlos para que no hubieran hecho su trabajo los soldados. Pero que pechú! Y no se equivoquen: esta es la respuesta de este gobierno. Y la seguirá siendo”.

George María indicó que “los médicos no tengan ni un arañazo es una cosa, que los guardias hicieran algo para eso. ¿Y eso que usted no escuchó que ellos dijeron que no podían interferir? A menos que el trabajo de ellos sea ese, entonces sí hicieron su trabajo”.

Asimismo, José Martínez dijo: “Qué burla, unos seres humanos que tuvieron que renegar de su nacionalidad para poder escapar de esa turba de haitianos que no tenía buenas intenciones”.